El mono que se hizo un selfi defiende sus derechos de autor en un tribunal

La batalla legal por los derechos de autor de un macaco que se autorretrató ha entrado en un nuevo capítulo

0
472
macaco
El macaco se hizo la foto

EFE | La batalla legal por los derechos de autor de un macaco que se autorretrató ha entrado en un nuevo capítulo después de que una organización defensora de los animales presentase un recurso en un tribunal de Estados Unidos.

La historia del primer ‘selfie’ viral de un animal no hubiera pasado de anécdota curiosa si no fuera porque, desde su publicación en 2014, arrastra un largo litigio entre las partes implicadas.

En calidad de representante del macaco, apodado Naruto, la organización Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA por sus siglas en inglés) volvió a reclamar los derechos del primate como legítimo autor de las fotografías.

El recurso presentado el pasado miércoles ante un tribunal federal de San Francisco (California) insiste en despojar al fotógrafo británico David Slater del ‘copyright’ de las imágenes.

PETA solicitó ante la justicia la gestión los derechos de autor de las fotografías en nombre del primate, con la pretensión de asegurar que los ingresos que estas generen puedan “beneficiar a Naruto y a su comunidad”.

La organización ha adoptado la figura de tutor legal del animal, como si se tratase de un menor o padeciese una incapacidad, para defender sus derechos ante los tribunales.

La organización tomó esta decisión después de que Antje Engelhardt, cuidadora de Naruto durante años, decidiese no seguir representando legalmente al macaco por motivos que las partes no han querido esclarecer.

En una entrevista telefónica con Efe, el asesor legal de la organización, Jeff Kerr, sostuvo que PETA está haciendo “lo correcto” al implicarse activamente en la causa porque “Naruto tiene derecho a disfrutar de los beneficios de esa autoría”.

Además, Kerr defendió la idoneidad de que sea PETA quien se encargue de los derechos de las imágenes porque cuentan con “la experiencia y los recursos para su gestión”.

La organización aviva así el controvertido debate sobre los límites del derecho animal, al tiempo que aboga por una revisión del concepto de autor.

“Las fotografías pertenecen a quien la haya tomado y eso se aplica a Naruto, aunque no sea un ser humano”, afirmó Jeff Kerr, que también rechazó rotundamente la idea de que PETA esté tratando de acaparar la atención mediática con el caso.

David Slater estuvo ausente durante la vista y fueron sus representantes legales quienes defendieron su autoría ante los jueces y solicitaron el cierre de la causa.

Según ha declarado el fotógrafo para medios británicos recientemente, a raíz de los acontecimientos, su situación económica es muy precaria.

Lo que comenzó como una divertida vivencia durante un reportaje sobre fauna y naturaleza en Indonesia se ha convertido para el fotógrafo en una larga lucha legal por la defensa de sus derechos como creador.

El fotógrafo continúa defendiendo que aunque el primate presionase el obturador, fue él quien dispuso los elementos para que el animal llegase a tomar las fotografías.

Y sigue figurando como autor del libro “Wildlife Personalities”, donde están recogidas las imágenes de la discordia.

Las partes deben esperar ahora a que la justicia delibere y emita una resolución, que puede tardar en hacerse publica entre 3 y 12 meses.

De fallar a favor de PETA y el macaco, la justicia estadounidense establecería un precedente al reconocer legalmente la creatividad de un animal.

Valora este artículo

Dejar respuesta