La llama de los JJOO de Tokio 1964 se apaga y no llegará a 2020

La sagrada llama de los Juegos Olímpicos de Tokio 1964 debería haber ardido para siempre, pero un avergonzado oficial ha revelado que realmente se apagó

0
98
llama
Yoshinori Sakai sube la llama en la ceremonia de los JJOO de 1964

La sagrada llama de los Juegos Olímpicos de Tokio 1964 debería haber ardido para siempre, pero un avergonzado oficial ha revelado que realmente se apagó hace cuatro años. Antes de los juegos de 1964, la llama, encendida en Olimpia, Grecia, recorrió 10 países antes de llegar a Okinawa. Fue dividida entonces y enviada a las ciudades de Kagoshima, Miyazaki y Chitose. La llama de Kagoshima se mantuvo en unas instalaciones deportivas de entrenamiento donde permaneció durante muchos años.

Pero la llama volvió al ser el epicentro en septiembre de 2013, cuando la capital de Japón fue designada para albergar los juegos de 2020. Una fuente oficial, quien lógicamente quiere permanecer en el anonimato, reconoció avergonzado que la llama realmente se desvaneció el 21 de noviembre de 2013.

“En esa época, no podía decir nada que destruyera los sueños de la gente”, afirmó el hombre, que estuvo a cargo de la instalación en esa época. “Vi con mis propios ojos cómo la llama se fue el 21 de noviembre”.

“Encendimos de nuevo el fuego y lo mantuvimos durante dos semanas, pero creo que eso no estuvo bien”, señaló.

 

Afirmó que “seguimos recibiendo un número de peticiones de varias personas para usar la llama sagrada en festivales de ciudades y bodas”.

 

 

La llama de los JJOO de Tokio 1964 se apaga y no llegará a 2020
Valora este artículo

Dejar respuesta